Un día en Barcelona

Un día en Barcelona

Hace tiempo que no escribo sobre Barcelona. Francamente, casi ni escribo sobre ella. Me parece mucho más fácil escribir sobre otras ciudades y sitios que he visitado que sobre ella, porque, después de cada visita estoy llena de impresiones y quiero describir cada experiencia. Cuando se vive en una ciudad, la cosa cambia. Después de un cierto tiempo, se deja de mirar todo a través de los ojos de turista y se empieza vivir allí como una persona local. Con el tiempo dejamos de mirar con admiración todos los sitios turísticos y empiezan a formar parte de nuestra vida cotidiana. Cuantas veces he pasado al lado de la Casa Batlló de Gaudí, yendo al trabajo y, en vez de mirarla, odiaba en mi cabeza la enorme cantidad de turistas que estaban allí. Cuantas veces he olvidado que esta ciudad tiene playa o no he ido a bañarme porque “el agua está sucia”, “hay demasiada gente” o, mi frase favorita, porque “la playa de una ciudad no es la misma que la playa de un pueblo, no se nota la misma tranquilidad”.
Y esto he dicho yo, la persona que siempre soñaba con vivir en una ciudad en el mar y que pensaba que Barcelona era la ciudad más perfecta del mundo.
A pesar de todas las cosas malas que Barcelona como cada ciudad grande tiene, hay momentos cuando me quita el aliento. Estos son momentos cuando me doy cuenta que feliz soy que vivo aquí, cuando miro la ciudad y el Mediterráneo bajo la luz del sol  y pienso que todo lo demás no tiene importancia.
He querido enseñaros esta ciudad en la que vivo ahora y sus sitios más turísticos que, a veces, olvido pero son muy bonitos e dignos de admiración. Seguramente algún día os enseñaré la ciudad de otra manera menos turística, pero de momento podéis disfrutar de mi visita a los sitios más conocidos de Barcelona.

Rating: 5.0. From 1 vote.
Please wait...
Compártelo

Deja el comentario: