Una mezcla de antiguo y nuevo en la capital de Portugal, Lisboa

Una mezcla de antiguo y nuevo en la capital de Portugal, Lisboa

Portugal es un país que quería visitar desde hace mucho tiempo y Lisboa, su capital,  por lo que me contaban mis amigos, parecía una ciudad muy interesante. Lisboa es una ciudad muy antigua que, durante la época de descubrimientos, se construía para enseñar la riqueza y el poder de sus reyes. La ciudad encanta con una increíble mezcla de viejo y nuevo, su antigua riqueza y la pobreza del siglo 20, todavía presente en cada parte.
Los investigadores dicen que los primeros habitantes de esta zona vivían en el siglo 6 aC, pero la ciudad llegó a la cima de su poder en el siglo 15 y 16, cuando los nuevos caminos hacia la India se descubrieron gracias a Vasco da Gama y Magallanes y cuando  marineros portugueses trajeron enormes cantidades de especias, oro y diamantes a Portugal.
Por desgracia, en 1755 un devastador terremoto (historiadores consideran que era un terremoto de 8 en la escala de Richter) en el día de Todos los Santos, en sólo unos pocos minutos mató a más de 30.000 personas y destruyó una enorme parte de la ciudad. Ese día se considera el peor día en la historia de Portugal.
El castillo de San Jorge, construido por los moros que ocuparon esta parte de Europa durante 400 años, domina la ciudad. En el siglo 13, el rey portugués Alonso Enrique venció a los moros y el castillo se convirtió en palacio real. El palacio perdía lentamente sus funciones hasta el terremoto, cuando fue abandonado. Si entráis al castillo y su parque, podréis disfrutar de una de las más bellas vistas panorámicas de la ciudad. Después de visitar el castillo, hay que visitar Alfama, el barrio más antiguo de la ciudad, situado entre el castillo y el río Tajo. Alfama es increíblemente pintoresca zona de la ciudad, con sus edificios y casas estrechas, donde todo el mundo conoce a su vecino y todos viven como una gran familia.
Alfama tiene una gran cantidad de restaurantes con cocina local y un muchas galerías que venden recuerdos y pinturas de azulejos que decoran la mayoría de los edificios en Lisboa desde el terremoto de Lisboa. Si queréis sentir el verdadero espíritu de Portugal, tenéis que visitar algunos de los restaurantes del barrio donde se puede disfrutar de escuchar fado, la música tradicional portuguesa, que sin duda no olvidaréis. A mi personalmente no me gusta el fado, porque creo que es demasiado triste. Pero eso es el encanto de esta música.

Foto: Jovana Kostić

Foto: Jovana Kostić

Después de la visita a Alfama, hay que visitar a la Baixa, el centro de la ciudad, que es en realidad la nueva Lisboa, es decir, la parte construida después del terremoto. Alli hay muchos restaurantes y tiendas, las calles son anchas y edificios decorados con azulejos que hace que esta parte de la ciudad parezca muy animada y pintoresca.
Pasando por Lisboa y mirando a los edificios, os daréis cuenta de cómo esta ciudad fue rica y hermosa hace mucho tiempo. Sin embargo, la pobreza hizo que mucha gente abandone el país y la ciudad, por lo que hoy en día hay más de 4000 edificios abandonado y en un muy mal estado.
Caminando por la calle principal rua Agusta, se ve un enorme ascensor llamado Santa Justa, construido en el año 1901 con el fin de conectar la parte baja y la parte alta de la ciudad, es decir, el barrio de Baixa con la plaza Carmo. El ascensor aún hoy sigue funcionando, pero solo lo usan los turistas.
Antes de dirigirse al Barrio Alto, tendréis que ir al final de la rua Agusta, pasar por el arco de triunfo (Arco da Victoria) y visitar Praça do Comércio. Esta hermosa plaza os sorprenderá con su vista del río Tajo y el puente de abril 25,  hecho en 1966 por la misma compañía que hizo el puente Golden Gate en San Francisco.

Foto: Jovana Kostić

Foto: Jovana Kostić

El tranvía número 28 os llevará desde la Plaza del Comércio al Chiado, un barrio donde la élite de la ciudad se reunía en los bares en los años 1920, cuando los bares como la Brasilieira eran frecuentados por artistas y escritores famosos como Fernando Pessoa. Aquí hay muchos teatros, librerías y tiendas de anticuario.

Foto: Jovana Kostić

Foto: Jovana Kostić

Si queréis visitar algún museo en Lisboa, no os perdáis el museo Gulbenian, que es uno de los mejores museos de Lisboa. Este museo no es tan lleno de gente y os llevará a un viaje a través de los siglos, desde las civilizaciones de Egipto y la antigua Sumeria, a través de la antigua Grecia, moros que dominaron esta región, la cerámica china que  los marineros trajeron de China, hasta las pinturas de Rembrandt, Monet, Renoir y muebles de Louis XIV y XVI.
Después de la visita al museo Gulbenian, hay que visitar el distrito de Belem. Al Belem se puede llegar con el tranvía número 15 de la Praça do Comércio. Belem no fue destruida en el terremoto por lo que los reyes decidieron trasladarse allí. Todavía está siendo testigo de los días gloriosos del poder portugués.
Allí se encuentra el convento Monasterio de los Jerónimos, construido bajo el rey Emmanuel que reinaba en el año 1500, como muestra de agradecimiento por los descubrimientos.
El monasterio representa la riqueza de ese período y está lleno de motivos marinos y las influencias culturales de la época. Vasco da Gama fue enterrado aqui.
Otro monumento importante es la torre de Belem, que protegía el puerto de Lisboa y era el último lugar que los marineros veían cuando salían de Lisboa y el primero que les daba la bienvenida al volver con las especias y el oro. Cerca de esta torre, en la década de 1960 se construyó el monumento Padrao dos Descobrimentos que celebra la era de los descubrimientos portugueses y fue hecha en 500o cumpleaños de príncipe Enrique el Navegante. El monumento representa simbólicamente que los descubrimientos fueron un trabajo en equipo entre los grandes exploradores como Vasco da Gama y reyes, escritores, pintores y la iglesia.

Foto: Jovana Kostić

Foto: Jovana Kostić

Pasé tres días visitando todos los monumentos de Lisboa, y decidí visitar Sintra, Cabo da Roca y Cascais, todo en un día.
Sintra es una pequeña ciudad situada a una media hora en tren desde la estación de tren de Rossio, y el precio del billete vale sólo 2,45 €. Esta ciudad es rica en historia yaqui se encuentran muchos palacios. La familia real solía pasar sus veranos aquí en el siglo 18 y 19 en el palacio real, y por el principio del siglo 20 Sintra era un lugar frecuentado por la aristocracia y millonarios, artistas, pintores y músicos.
En Sintra se puede visitar el Palacio Nacional, castillo de moros del siglo 10, y el palacio de Pena, protegido por la UNESCO, que fue una de las residencias de verano de la familia real y se considera uno de los 7 milagros de Portugal. El precio de entrada al castillo cuesta 14 €. También está el Palacio Seteais, Monserrate y Convento de la Capuchos. Yo quería visitar el castillo de Moros y el palacio de Pena, pero el día que visité Sintra había tanta niebla que era imposible ver nada, así que visité sólo el castillo de moros.

Foto: Jovana Kostić

Foto: Jovana Kostić

Si decidís visitar el Cabo da Roca, el punto más al oeste de Europa, es muy fácil de llegar desde Sintra. Simplemente hay que tomar el autobús número 434, y Cabo da Roca está en la mitad de camino a Cascais.
Cabo da Roca os quitará el aliento. Veréis las olas del Atlántico rompiendose debajo de sus pies, mientras que el viento sopla las nubes dejando el cielo cristalino que se mezcla con el océano lejos en el horizonte.
Mi última parada fue Cascais, un pequeño pueblo de pescadores que se hizo popular en los finales del siglo 19 y a principios del siglo 20, cuando la familia real comenzó a utilizar esta ciudad como su residencia de verano. Hay que visitar el centro de Cascais, playas de la ciudad, el faro de Santa María y disfrutar de la puesta de sol en uno de los bares en la playa. Si el agua no es demasiado fría, podéis nadar en el oceano o, si sois como yo, podéis solo entrar hasta los tobillos.
Al lado de Cascais hay otra pequeña ciudad llamada Estirol, que también es muy linda. Ahora es el momento de volver a Lisboa. Hay un tren que os llevará a Cais do Sodré donde se puede tomar el metro. Mi visita a Lisboa terminó aquí, pero espero que vuestra visita sea aún más memorable y agradable.

Foto: Jovana Kostić

Foto: Jovana Kostić

Rating: 5.0. From 1 vote.
Please wait...

Deja el comentario: