Santorini, una isla mágica en el mar Egeo

Santorini, una isla mágica en el mar Egeo

Santorini en mi opinión representan dos colores: blanco y azul. Blanco, que es el color de las pequeñas casas y hoteles situados en la caldera encima del mar Egeo y azul, el color del mar y del cielo despejado de Grecia. Santorini es una de las islas con las que soñamos pero nunca creemos que las visitaremos algún día. Asociamos esta isla con el lujo, las parejas recién casadas en su luna de miel haciendo fotos delante da las iglesias blancas con techos azules o tomando el sol al lado de las piscinas de color turquesa situadas en la caldera con vistas del mar.

Foto: Jovana Kostić

Foto: Jovana Kostić

Decidí pasar con mi marido nuestra luna de miel en Santorini para verificar si esta isla es de verdad el paraíso, como muchos dicen. Como vivimos en Barcelona, fue fácil encontrar vuelos directos porque la compañía aérea española, Vueling organiza vuelos a Santorini de abril hasta octubre. El único problema es que los vuelos llegan a Santorini a una hora bastante incomoda, a las 3:30 de la madrugada, lo que complica un poco el check-in en el hotel. Por eso decidimos buscar el hotel primero. Como últimamente viajamos mucho, normalmente buscamos hoteles o apartamentos en Booking o Airbnb. Esta vez hemos decidido de buscar un hotel en Booking. Nos dimos cuenta de que era bastante complicado encontrar un hotel que entraba en nuestro presupuesto y que era limpio, bonito y tenía disponibilidad. Lo que es muy importante cuando buscáis un hotel en Santorini, es decidir si queréis estar en un sitio en la playa, o en la caldera.
El pueblo principal de Santorini se llama Fira, esta situado en la caldera y está lleno de bares, restaurantes tiendas y turistas. Si estáis buscando un sitio vibrante, con vida nocturna y mucha gente, Fira es un sitio perfecto. Otros pueblos en la caldera son Firostefani, al lado de Fira pero con hoteles un poco más baratos, Imerovigli, mucho más tranquilo e ideal para la luna de miel y Oia, famosa por su puesta del sol. Personalmente no recomiendo alojarse en Oia porque está llena de turistas y creo que puede ser un poco agobiante. Todos estos pueblos que he mencionado están en la caldera y ofrecen unas vistas preciosas sobre el mar, pero no tienen playa. Nosotros quisimos estar en un pueblo en la playa y elegimos Kamari, pero también hay otro pueblo, Perissa. Los precios de alojamiento en estos dos pueblos son más baratos que en la caldera y son sitios muy tranquilos con la playa a dos pasos del hotel.

Foto: Jovana Kostić

Foto: Jovana Kostić

Encontré un hotel que tenía muy buenas opiniones en Booking y nos entraba en el presupuesto así que decidí contactar con el propietario directamente para organizar el check-in. El propietario, Sr Tasos era muy amable y me dio toda la información necesaria. Lo más importante de todo es que el precio de 4 noches en su hotel haciendo reserva directamente con él salieron 120€ menos que si hubiéramos hecho la reserva a través de Booking.
El trayecto de Barcelona a Santorini dura tres horas y llegáis a un aeropuerto que parece más una estación de autobuses. El primer autobús para Fira sale a las 5:55 y el precio de billete vale 1,80€. Es importante saber que cada autobús va a Fira y, si estáis alojados en otro pueblo, tenéis que ir primero a Fira y luego coger otro autobús para llegar a vuestro pueblo. En Santorini hay 5 líneas de autobuses: para Kamari, Perissa, Akrotiri, Oia y el puerto.
Kamari está situado en la playa con arena negra volcánica y es un sitio muy relajado y agradable, lleno de bares y restaurantes en la playa que ofrecen tumbones y sombrillas gratis si pedís algo para beber en su bar. Los precios son un poco más altos que en Barcelona y por ejemplo un café griego vale 2,5€, batidos y zumos valen 6 o 7€.
Cerca de Kamari podéis visitar el sitio arqueológico de Thira que data del siglo 9 aC.
Como no nos gusta mucho ir a las excursiones organizadas, decidimos explorar la isla solos. Esta opción es buena si queréis ahorrar algo de dinero ya que las excursiones pueden costar de 20 a 50€ por persona. La isla está bien comunicada por autobuses y llegáis a Fira en unos 20 minutos. Decidimos visitar Fira, Firostefani e Imerovigli y terminar nuestro día en Oia, mirando la puesta del sol. Todos los pueblos en la caldera dejan sin aliento. Estoy segura que hay algún tipo de energía especial aquí, algo que hace que nos olvidemos de todo lo malo y nos llena de felicidad. Os enamoraréis de Fira, de sus calles estrechas y llenas de gente. Aquí podéis visitar las tiendas y luego seguir por la caldera hacía Firostefani e Imerovigli. Cuando lleguéis a Imerovigli, veréis porque este sitio  comparan con el paraíso. No uso tanto la palabra magia, pero en Santorini la he usado muchas veces. Paz, colores blanco y azul son las palabras que mejor describen Imerovigli. Aquí no hay muchos turistas  y el pueblo está lleno de hoteles de lujo blancos con piscinas y tienen unas vistas impresionante de caldera y volcán. Aquí tendréis impresión que el tiempo se ha detenido.

Foto: Jovana Kostić

Foto: Jovana Kostić

La puesta de sol en Oia es muy popular entre los turistas. Oia es una ciudad pequeña, muy similar a Imerovigli, pero llena de turistas, lo que estropea un poco la sensación de tranquilidad y paz que hemos sentido en Imerovigli. Oia es el pueblo que aparece más en las postales de Santorini, está llena de iglesias blancas con techos azules. Llegando la puesta de sol, la gente viene aquí de todas las partes de la isla para disfrutar del momento. Los más románticos disfrutan la puesta del sol desde los barcos con cena y champán.
En el caso de que no lo sabíais, Santorini fue una isla que, después de la erupción del volcán en 1600 aC, fue dividida en tres islas, la isla principal, el volcán y la isla de Thira. En Santorini vivió una altamente desarrollada civilización, la civilización minoica. Como en Pompeya, después de la erupción, la ciudad entera se conservó bajo la lava y un hecho interesante es ni restos humanos, ni cosas de valor no han sido encontrados en las excavaciones. Eso significa los habitantes abandonaron la isla a tiempo, y probablemente se trasladaron a Creta. Hoy en día, esta antigua ciudad es el sitio arqueológico Akrotiri y alli podéis llegar en autobús desde Fira. La entrada cuesta 12 €.

Foto: Jovana Kostić

Foto: Jovana Kostić

Cerca de Akrotiri también hay tres playas muy interesantes y bonitas: roja, blanca y negra. Es importante saber que la playa roja es peligrosa y está prohibido entrar en ella. A pesar de esto, muchos turistas van alli para tomar el sol y pasar todo el día allí. En mi opinión, la mejor manera de visitar las tres es en barcos que van a cada una de ella y podéis bajar donde queráis. El billete de ida y vuelta vale 5€. Al lado de la playa de negro hay una cueva y podéis entrar en ella nadando y salir al otro lado. También se puede alquilar kayak pero no tuvimos tiempo de probarlo por desgracia.
Al final de nuestra visita a Santorini hemos entendido porque tantas parejas vienen aquí a pasar la luna de miel. Es una isla perfecta para desconectar, descansar y disfrutar del mar, cielo azul y vistas impresionantes. Pero si decidís visitarla con amigos, la isla es perfecta para eso también. Buceo, kayak, senderismo, ir de compras, vida nocturna, Santorini ofrece todo eso y, si tenéis la oportunidad de visitarla no os arrepentiréis.

Foto: Jovana Kostić

Foto: Jovana Kostić

Rating: 5.0. From 1 vote.
Please wait...

Deja el comentario: