Aventura llamada Marruecos, tercera parte

Aventura llamada Marruecos, tercera parte

Os llevaré a un viaje por las montañas del Atlas, visitaremos una antigua ciudad romana llamada Volubilis y pasaremos la noche en la antigua Medina de Fes, en una moderna cafetería con un grupo de chicos marroquíes que cantarán para nosotros. Esto también será el final de nuestro viaje a Marruecos. En caso de que perdistéis mis entradas anteriores, podéis leer sobre el comienzo de mi viaje aquí y sobre cómo empezamos a explorar el país y su gente aquí.

 

25 de julio de 2012
Meknes

Volubilis, una flor romana en el corazón de Marruecos

 

“A sólo 31 kilómetros de Meknes, se encuentra Volubilis, una antigua ciudad romana, la mejor conservada de Marruecos.
-Fue completamente conservada hasta el terremoto de Lisboa en el siglo 18, el guía comienza su historia. Ahora, muchas casas están destruidas, pero los restos muestran claramente la belleza de la ciudad antigua”.
Estoy mirando el cielo azul y la increíble naturaleza que me rodea.
-Los romanos eran muy inteligentes, siempre sabían cómo encontrar un lugar perfecto para sus ciudades, lugares con agua potable y aire, tierra fértil, animales para cazar …continuó el guía.
La imaginación es un regalo maravilloso. En un segundo, me transporto a la antigüedad. Veo ricas señoras romanas caminando por este gran bulevar, paseando por las tiendas, hablando y riendo. Puedo ver la belleza del Foro y el gran templo, dedicado a sus principales dioses: Júpiter, Juno y Minerva. Parece increíble. La gloria de Roma se ve justo delante de mis ojos.
Estamos caminando y cada paso que tomamos nos muestra la riqueza de la ciudad antigua. Hermosos mosaicos, pilares, bulevares, el Arco del Triunfo.
-Es igual que el Arco de Triumfo en París, añadió el guía. Y este bulevar que veis es como los Campos Elíseos “, terminó.
Estoy mirando el Arco Romano de Triunfo alineado por el Sol y estoy pensando cómo realmente se parece a París. Hoy, bajo el cielo azul más hermoso que nunca he visto, este sitio me parece el regalo más precioso que los romanos dejaron a la humanidad. Ellos si que sabían cómo hacer cosas increíbles y cómo hacerlas durar por siglos. Sabían vivir plenamente sus vidas y disfrutar de cada momento. Carpe diem, solían decir. Aprovechar el día, hacer lo mejor de él. Es algo que realmente estamos haciendo aquí en Marruecos. Y lo estamos haciendo bien. “

Foto: Jovana Kostić y Davi Carneiro

26 de julio de 2012
Fes

Epifanas

 

 

“El Atlas es una cordillera en la parte central de Marruecos. Esperamos que sea nuestro oasis en este día caluroso. Hay un bosque de cedro lleno de monos, así que estamos realmente deseando visitarlo. Hace tanto calor que apenas podemos caminar bajo el sol ardiente … La única solución para ir al Atlas es tomar un taxi colectivo que va a Azrou. Ir en un taxi colectivo en Marruecos significa que siete personas van pegadas en un viejo Mercedes cuyas ventanas no pueden abrirse. No voy a mencionar el olor ni la temperatura dentro. Fuera hacía 44 grados, supongo que dentro hacía por lo menos 50. Nos miramos, respiramos profundamente y dijimos: “Vamos”. Durante el viaje, os lo juro, me pregunté a mi misma por lo menos 100 veces por qué necesitaba esto en mi vida.
Finalmente llegamos a Azrou, un pequeño pueblo bajo el Atlas. No se ve ningún bosque, ni monos tampoco. ¿A dónde ir ahora? Alquilar un taxi de nuevo sería demasiado caro, así que nos ocurrió una nueva idea. Probablemente, nunca nos hubiera venido a la mente, pero, pocos días antes, en nuestro Riad en Meknes, nos encontramos con un chico húngaro que viajó haciendo auto-stop por todo el Marruecos. Nos aseguró que era una gran experiencia y que no era tan peligroso como pensábamos.¿Y si lo pintentaramos? Una mirada y lo decidimos. Vamonos…

Foto: Jovana Kostić y Davi Carneiro

Después de poco tiempo, un coche se detuvo. Viejo y sucio, conocía tiempos mejores. El conductor nos sonrió y dijo: “Entrad”, puedo llevaros a Ifrane. En algún momento, se detuvo para mostrarnos el parque nacional y la gran vista que mostraba el Atlas, el viejo volcán y una hermosa naturaleza. Un vendedor de una tienda que vende recuerdos comenzó su historia sobre el tesoro natural de esta región, mostrándonos todo lo que tenía en la tienda. Al final, le contamos nuestra intención de escribir una guía y de añadir su pequeña tienda. Como muestra de su gratitud, nos dio regalos. Estábamos tan emocionados por esto. Conseguir un regalo de un hombre que probablemente no ha vendido nada durante días porque no hay turistas esta región, realmente nos mostró la magnitud de corazón marroquí.
Llegamos a Ifrane y no pudimos creer lo que vimos. La ciudad parecía que alguien trajo una ciudad europea aquí, fue increíblemente limpia, bien cuidada y, al mirar los coches, las casas, la prestigiosa Universidad y las pistas de esquí, pudimos llegar a la conclusión de que probablemente las personas más ricas de Marruecos vivían aquí. Lo que también descubrimos es que Ifrane es conocido también como Suiza marroquí. Ahora entendemos por qué.
Se asercaba 19:30h, lo que significaba que deberíamos encontrar un coche lo más pronto posible porque no habrá nadie en las calles. Esta vez decidimos tomar un taxi, pagar mucho más de lo normal, pero llegar sin problemas a Fes. Somos aventureros, pero los cuidadosos. Una caminata en medio del Atlas fue suficiente. Y fue una de las cosas más locas que he hecho en mi vida. “

Foto: Jovana Kostić y Davi Carneiro

27 de julio de 2012
Fes

La última noche

“Vamos al café Barcelona, ​​curiosos por escuchar música marroquí. Sin duda no esperabamos lo que ocurrió. En el corazón de la ruidosa medina, este lugar ofrece un ambiente absolutamente irreal. El dueño de la cafetería nos invitó a su mesa, donde ya estaban sentados algunos chicos, más o menos de nuestra edad, y nos dieron una calurosa bienvenida. Y entonces, de repente, comenzó la magia. Dos guitarras estaban paseando de mano en mano, dedos hábiles tocaban diferentes melodías, acordes perfectamente con el sonido de otras guitarras. Un chico estaba cantando, el otro haciendo el ritmo, el tercero tocando, el cuarto haciendo el ritmo y el quinto tocando. Son tan perfectamente acordados que apenas podemos creer que no son músicos profesionales y son sólo amigos que vienen aquí y tocan por diversión. Como si hubiéramos sido trasladados de la agitada medina llena de gente de baja clase sin educación a este mundo regido por la música, la risa y la amistad. No entiendo el árabe, pero el lenguaje del amor y la música es universal. Están cantando una canción de amor popular que suena tan agradable y diferente de todas las melodías que hemos escuchado aquí. Admiramos cada canción que tocan y cantan, y no podemos creer que sean tan apasionados por el flamenco y los Gipsy Kings. Empezamos a hablar con ellos. Estamos mezclando idiomas, un poco de francés, un poco de inglés, español, pero no importa mientras nos entendamos. Muy amables chicos han hecho esta noche increíble. Dicen que quieren difundir una buena imagen de su país. Y tienen tantas cosas de las que estar orgullosos.

Estoy pensando en Marruecos y me da vergüenza admitir, incluso a mi misma, que he venido aquí llena de prejuicios. “Ten cuidado, cuídate a donde vas, con quien hablas, no vayas sola”, me dijeron todos. Todo el mundo predijo que tantas cosas malas iban a pasar, pero nadie me preparó para las buenas. Por eso estoy tan sorprendida por todo, y cada nuevo momento parece irreal, como una escena de una película que no me está sucediendo a mi, sino a otra persona. Disfruto de Marruecos tanto, disfruto de este país tan lleno de contrastes. Sólo tengo miedo de que todo sea sólo un sueño. Dejadme disfrutar de esto un poco más, ya que mañana tenemos que volver a la realidad … “

Foto: Jovana Kostić y Davi Carneiro

Si queréis echar un vistazo a nuestra guía de Marruecos, podéis verla aquí.😉

Rating: 5.0. From 1 vote.
Please wait...

Deja el comentario: